“Dar la teta es lo más ecológico: no genera residuos, no contamina, no consume recursos naturales y, además, sale gratis.” Artículo de Esther Vivas Esteve en la revista Opcions

bbcus mobiliario infantil

 

Hoy nos queremos hacer eco del artículo de la revista Opcions, una publicación de consumo responsable en todos los ámbitos de la vida. En este artículo Esther Vivas nos habla del enfoque de dar el pecho por la parte de la ecología, ya que es una práctica que no genera residuos, no contamina, no consume recursos naturales y sale gratis.

“No hay duda, la teta, mamá, no es solo lo mejor para ti y el bebé sino también para el planeta.” Por Esther Vivas.

Os aconsejamos leerlo aquí ► ARTÍCULO

FUENTE: http://opcions.org/es/opinion/teta-ecologica-anticapitalista/

Share

La famosa vitamina D ¿cuánta necesita?

La famosa vitamina D ¿cuánta necesita?

Es una vitamina pero se comporta como una hormona. Sirve para la formación de los huesos del niño, pero también tiene un papel destacable en la regulación del sistema inmunitario y el metabolismo. Por estas razones la vitamina D cada vez se prescribe con más frecuencia.

Para una síntesi natural

El 90% procede de la luz del sol. Solo hay que exponer los brazos y piernas 5-30min dos veces a la semana (de marzo a octubre). En verano la vitamina D se acumula y, normalmente, las reservas son suficientes para el invierno.

El 10% procede de la dieta. Algunos alimentos como el pescado y la leche tienen esta vitamina pero en poca cantidad.

  • Refuerza el esqueleto: Ante todo la vitamina D es fundamental para la salud de los huesos. Facilita la absorción del calcio, facilita el cierra de las fontanelas y contribuye a una buena dentición.
  • Tiene una acción antialérgica: En los últimos años se ha estudiado la relación entre el nivel de vitamina D y enfermedades alérgicas como el asma y la dermatitis atópica. La vitamina D tiene un efecto positivo en las alergias, como en la dermatitis, que protege sobre el ataque de estafilococos.
  • Combate las infecciones: Influye en la producción de citoquinas proinflamatorias y en la síntesis de antimicróbicos por el sistema inmune del niño. 

 

Fuente: Revista Mi Bebé y Yo

Share